31 octubre 2015

Cómo cuidar correctamente de tus mangas

¡Hola a todos, amigos!
Hoy les hablaremos de cómo cuidar correctamente de sus mangas. Hemos visto que muchos se preocupan en demasía por esta cuestión, y claro, ¿cómo uno no se va a preocupar si nuestra colección de mangas es como un hijo para nosotros?
Las recomendaciones y consejos que les haremos estarán basados en nuestra propia experiencia y una buena documentación en Internet, para que así casi ningún punto se nos pase.


Abarcaremos los problemas con la humedad, la luz, el polvo, los insectos, el aire, la grasa de las manos y cuestiones más que hacen ver a nuestros mangas como si se fueran a desintegrar con tan solo mirarlos.
Tengan en cuenta que los cuidados correctos pueden variar dependiendo del lugar donde se viva, así que si alguno de ustedes tiene una recomendación distinta o algún comentario que apoye a otros lectores a mantener una biblioteca de manga impecable, compártannosla aquí mismo.


EL POLVO: El Enemigo Común

Apuesto a que la mayoría tiene que batallar con el polvo frecuentemente, el cual opaca la apariencia de nuestra colección y, por supuesto, representa un peligro si éste no se remueve en determinado tiempo.
Tener nuestros mangas ordenados y colocados siempre de la misma manera y en el mismo lugar favorece que el polvo los deteriore, por lo cual traten de estar intercambiado tanto la posición como el lugar de cada manga.
Siempre habrá un sitio en el cual el polvo se asiente más que en otra parte, y han de saber que el polvo trae consigo microorganismos e incluso huevecillos de insectos, y si sus mangas están constantemente cambiando de lugar, evita que el polvo esté "atacando" siempre a los mismos mangas.
Para remover el polvo, ¡no usen trapos húmedos! Sonará lógico, pero conozco gente que sí los utiliza. Lo mejor para limpiar nuestros mangas y cualquier libro en general es empleando un plumero o un simple trapo seco.
Y para limpiar la estantería, el librero, la repisa, el mueble o sitio en que tengan sus mangas, ahí sí utilicen un trapo húmedo. Por supuesto, antes de limpiarlo, retiren su colección de ahí, y una vez que ya lo hayan limpiado, esperen a que se seque por completo para que la humedad no sea absorbida por los mangas.


LA HUMEDAD: El Sabor Amargo

Quizás quienes se hayan quedado dormidos leyendo manga, se habrán dado cuenta que, al amanecer, éste se ve todo ondulado, contraído y pareciera que la portada y contraportada se han achicado. Esto, amigos, es producto de la humedad. La humedad para un libro es como la sal para un caracol, o como el sabor de un limón para un bebé.
Pero no se preocupen si es la primera vez que ven a sus mangas "convulsionándose", ya que regresan a su estado original durante el día o si los colocan entre sus demás mangas. Aunque, obvio, esto los daña a la larga.
Es bien sabido que, durante la noche, mientras dormimos expulsamos calor. Es fácil comprobarlo cuando al amanecer nuestras ventanas están empañadas; esto es humedad. Si su colección de manga la tienen en su habitación, y su cuarto es muy pequeño, recomendamos alejar a sus mangas de ustedes durante la noche, para que así no absorban la humedad de sus cuerpos durante la noche.
Esto no debería ser problema para quienes tienen una habitación espaciosa o si su colección está fuera de ella. Aún así traten de tener sus mangas en un lugar un poco ventilado, alejados de cualquier líquido y ventana.


LA LUZ SOLAR: El Absorbe-almas

Entramos en un tema delicado: El Sr. Sol. La luz solar es la culpable de que nuestros mangas se pongan amarillentos. Inevitablemente, sean de la calidad de hojas que sean, si se dejan bajo la luz directa del sol, perderán su tono original.
Quizás algunos piensen, ¿cómo se podrían poner las hojas de los mangas de Panini más amarillas? Pues esto es cien por ciento posible. No importa si sus mangas son europeos de más de 8 euros, o estadounidenses de más de 15 dólares... terminarán amarillentos sin piedad.
Lo recomendable aquí es evitar dejarlos cerca de ventanas y en lugares donde les pueda dar la luz del sol directamente. Así no deberían tener mayor problema.



LOS INSECTOS: Hambrientos Titanes

Todos hemos visto alguna vez insectos merodeando nuestra colección de manga, en especial los llamados "pececillos" o "pescadillos". Nuestra ingenuidad nos hace pensar que simplemente pasaban por ahí y ya. Pero, oh desgracia... estamos ante una potencial plaga para la supervivencia de cualquier biblioteca.
Pequeñas arañas, plácidamente, pueden hacer su telaraña en los espacios de entre manga y manga. Otros insectos pueden encontrar aquí el nido perfecto. Pero, sin lugar a dudas, el más peligroso es el pececillo.
Estos animalillos, literalmente, se comen nuestros mangas lentamente. Les hacen sufrir una lenta agonía si no atendemos la situación rápidamente. Los pescadillos se caracterizan por comer partículas de piel muerta, polvo, papel, y pequeñas partículas de lo que sea. Incluso llegan a comerse el pegamento de los mangas.

Lo mejor para deshacerse de ellos es limpiar constantemente su colección de manga, y en caso de que vean un insecto de estos, aplastarlos enseguida (ojalá no nos denuncien a PETA).


SACANDO A PASEAR AL MANGA

Cuando salgan a cualquier lado, y consigo lleven un manga para no aburrirse, les recomendamos siempre llevar una bolsa de plástico también. Con el cambio climático uno ya no sabe si lloverá, o si algún despistado salpicará de comida tu manga mientras lo portas.

Si en algún momento les place ir al parque a leer un rato, traten de no situarse debajo de árboles en los que haya aves... ya saben, las desgracias siempre serán inminentes y qué bueno que las vacas no vuelan. Además, recuerden lo que comentamos de la luz solar. En demasía hace daño tanto al manga como a nosotros mismos.

¿Y qué hago si mi manga se manchó de algo? Ah, esto depende. Si lo que se manchó fue la portada o contraportada, aquí sí es pertinente utilizar un trapo ligeramente húmedo para remover la suciedad, pero si lo que se manchó fueron las páginas interiores, ni modo. Solo queda esperar a que se seque la mancha y solo así, quizás, se pueda remover rascando de manera tenue la suciedad.


OTRAS RECOMENDACIONES Y CONSEJOS

Nuestro cuerpo siempre está expulsando grasa a través de los poros, y si nos ponemos a leer manga sin habernos lavado las manos durante un buen tiempo, inevitablemente las orillas de donde lo sujetamos se mancharán de grasa lentamente y se pondrán negras. Así que les aconsejamos lavarse las manos antes de leer manga, aunque suene a exageración. Solo así evitarán que sus mangas parezcan periódico de mecánico.


Al momento de colocar sus mangas en el espacio que designaron para ello, no dejen muy pegado el manga con la pared, por ejemplo. Se recomienda al menos dejar un par de centímetros de espacio para que las esquinas no se dañen.

Nosotros, como lo son las campañas de salud al condón, somos muy devotos al uso de las bolsas protectoras. Sabemos que los mangas lucen muy bonitos en la biblioteca sin esas estorbosas bolsas, pero, dejando de lado esa cuestión, son muy útiles para evitar tanto el polvo, los insectos, la humedad y la mayoría de los problemas que pueden afectar a sus mangas. Así que sí, usen cond-... digo, bolsita protectora.


Cuando vayan felices a adquirir sus mangas con Don Eustaquio, el señor del puesto de revistas, siempre denle una inspección rápida a sus mangas. Aunque ya sean clientes frecuentes de Don Eustaquio, y le tengan la suficiente confianza, nunca se fíen. Porque, de por sí, vean todo lo que tienen que hacer para preservar sus mangas y luego peor resulta si los mangas que adquirieron están dañados. Lo mismo para con otros lugares en donde compren sus tomos.


Esperamos que les hayan resultado útiles estos consejos y recomendaciones. No olviden comentarnos sus experiencias, buenas y malas, respecto al cuidado de sus mangas.
¡Hasta la próxima!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario